¿Qué podemos hacer en la situación actual?

Una de las ideas que normalmente trato de compartir es que la vida, aunque parece complicada, es más simple y fácil de disfrutar de lo que pensamos. Cuando no podemos verla así, es porque nos concentramos en ciertos aspectos negativos de lo que sucede a nuestro alrededor y condicionamos nuestro bienestar a la solución de la lista de problemas.

También muchas veces pensamos que estamos en manos del destino, que no podemos cambiarlo, sin darnos cuenta que nosotros podemos cambiar muchas más cosas de las que tenemos conciencia, como es el esfuerzo que yo puedo hacer para cambiar mis pensamientos. Yo no puedo cambiar las circunstancias, pero sí la manera de interpretarlas.  Podemos conectar con nosotros mismos ya que dentro de nosotros está esa fuerza que nos da el impulso para que la circunstancia no controle nuestras vidas. Esta fuerza la podemos descubrir a través de cualquier actividad que nos conecte con nuestra conciencia, como es la oración, la práctica de la meditación, o la apreciación deliberada de cada cosa buena que nos rodea aquí y ahora.

En Psicología existe una regla a la que llamamos “la regla del 90/10”, que demuestra que es mucho más influyente la reacción que manifestamos ante los acontecimientos que los propios acontecimientos en sí. De hecho, tan solo el 10% de nuestra vida está determinado por lo que nos pasa: el retraso del avión, los atascos de tráfico, el confinamiento por la pandemia… no lo podemos controlar ….

Por otro lado, el 90% está directamente relacionado con la manera en la que reaccionamos ante estas situaciones: disgusto, nerviosismo, desesperación.

Está demostrado cómo en una misma situación las personas reaccionan de maneras muy dispares. En función de la reacción primaria que tenga ante el hecho causante de nuestro malestar, podrían beneficiarse o no de un día más o menos agradable.

Tranquilizar nuestra mente y experimentar gratitud serían entonces las claves olvidadas para recuperar ese bienestar que tanto anhelamos. Qué idea tan simple y poderosa.

Seguramente repito tanto este mensaje porque es el que yo mismo estoy tratando de aplicar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *