El poder de la autoestima

La autoestima, consiste en la Confianza en nuestra capacidad de afrontar los desafíos de la vida. Y a gozar de los frutos de nuestros esfuerzos.

El no tener una autoestima positiva impide nuestro crecimiento psicológico. Cuando es baja, disminuye nuestra resistencia frente a las adversidades de la vida. Lo negativo ejerce más poder sobre nosotros que lo positivo.

Si tenemos confianza en nosotros, es probable que respondamos apropiadamente a los desafíos que la vida nos presenta.

Podría parecer que lo único que necesitamos para asegurar la felicidad y el éxito es tener una autoestima alta. El tema es más complejo. Tenemos más de una necesidad y no hay una solución única a todos los problemas de nuestra existencia. Un sentido bien desarrollado de uno mismo es una condición necesaria pero no suficiente para nuestro bienestar. Su presencia no garantiza satisfacción, pero su falta produce indefectiblemente algún grado de ansiedad, frustración, desesperación.

La autoestima guarda relación con:

  1. Un sentido de eficacia personal (autoeficacia =confianza en mi capacidad de pensar, en los procesos por los cuales juzgo, elijo, decido;
  2. Un sentido de mérito personal (auto dignidad =  seguridad de mí mismo.).

Partamos de la premisa de que, si una persona se sintiera inepto para enfrentar los desafíos de la vida, si careciera de la confianza en sí mismo, sin importar qué otras ventajas poseyera; o si se sintiera indigno del amor o respeto de los demás, sin derecho a la felicidad, temeroso de expresar pensamientos, deseos o necesidades, nuevamente reconoceríamos una deficiencia de autoestima, sin importar qué otros atributos positivos exhiba.

¿Es posible tener demasiada autoestima?

-No, no lo es; A veces se confunde autoestima con vanagloria, jactancia o arrogancia; pero estos rasgos no reflejan demasiada autoestima sino demasiado poca. Las personas con una autoestima alta no se ven impulsadas a mostrarse superiores a los demás; no buscan probar su valor midiéndose según un estándar comparativo. Se alegran de ser como son

LA AUTOESTIMA Nace de las autoevaluaciones que nos hacemos a nosotros mismos y también de la opinión que los demás tienen de nosotros, especialmente de las personas más allegadas.

¿QUE ES LA AUTOESTIMA?

La autoestima no es un don gratuito que sólo necesitamos pedir. Su posesión, a través del tiempo, representa un logro.

Para que sea auténtica autoestima, debe basarse en la realidad. La autoestima es una experiencia íntima; habita en mi alma. Es lo que yo pienso y siento respecto a mí mismo, no lo que otra persona piensa o siente respecto a mí. Implica una  armonía entre lo que decimos pensamos y hacemos

El auténtico orgullo no tiene nada en común con la jactancia, la vanagloria o la arrogancia. Proviene de la raíz opuesta. Su fuente no es el vacío sino la satisfacción. El orgullo es el premio emocional al logro.

¿Cómo se manifiesta la autoestima positiva?

Hay algunas formas bastante simples y directas en las que la autoestima positiva se manifiesta en nuestro interior:

  • Un rostro, actitud, manera de hablar y de moverse que refleja el placer que sentimos de estar vivos
  • Serenidad al hablar de los logros y fracasos directa y honestamente, ya que mantenemos una relación amistosa con los hechos
  • Comodidad al dar y recibir cumplidos, expresiones de afecto, aprecio, etcétera
  • Apertura a la críticas y comodidad para reconocer errores porque nuestra autoestima no está atada a una imagen de “perfección”
  • Nuestras palabras y acciones tienden a ser serenas y espontáneas porque no estamos en guerra con nosotros mismos
  • Si surgen sentimientos de ansiedad o inseguridad, es menos probable que nos intimiden o abrumen, ya que no suele ser difícil aceptarlos, dominarlos y superarlos
  • Capacidad para gozar los aspectos humorísticos de la vida, en nosotros mismos y los demás
  • Capacidad para preservar la armonía en condiciones de estrés.

A nivel puramente físico, también se pueden observar detalles:

  • Ojos despiertos, brillantes y vivaces
  • Rostro relajado que (salvo en caso de enfermedad) suele tener color natural y vitalidad en la piel,

En la autoestima se refleja “la voluntad de ser eficaz”.

La voluntad de ser eficaz implica negarnos a identificar nuestro ego o uno mismo con sentimientos momentáneos de impotencia o derrota.

Nadie puede sentirse eficaz de una manera adecuada (es decir, capaz de enfrentarse a los desafíos de la vida) si no ha aprendido a diferenciar los hechos de los deseos por una parte y los temores por otra.

La tarea es a veces difícil porque los propios pensamientos están siempre teñidos o saturados de sentimientos.

No quiero decir que una persona no sufra nunca por accidente o por culpa de otros, ni que sea responsable de todo lo que pueda sucederle en su vida. No somos omnipotentes. Pero la responsabilidad de nosotros mismos es claramente indispensable para la autoestima positiva. Si eludimos ese compromiso nos transformamos en víctimas de nuestras propias vidas.

Muchas personas necesitan emanciparse de esta actitud, si alguna vez han de evolucionar hacia un sentido de la vida que no sea trágico.

Fortalece a uno mismo el hacerse esta declaraciones:

  • “Soy responsable del cumplimiento de mis deseos y metas.”
  • “Soy responsable de mis elecciones y acciones.”
  • “Soy responsable de cómo me relaciono con las, personas.
  • “Soy responsable de las decisiones según las cuales vivo.”
  • “Soy responsable de mi felicidad personal.”

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *